Eurovisión 2016: no te puedo tomar en serio

17 17UTC mayo 17UTC 2016 at 8:32 pm (noticias) (, , , , , , , , , , , , , , )

Este pasado sábado se celebraba una vez más el Festival de la Canción de Eurovisión, en Suecia, y otra vez más me he vuelto a indignar. Y mira que me dije una y otra vez antes de empezar: “no te hagas ilusiones, este año va a ser más de lo mismo”. Pero no aprendo, año tras año tropiezo con la misma piedra. Y es por ello que a partir de ahora he decidido tomarme este festival como lo que verdaderamente es: un simple espectáculo de luces, colores y música, donde nadie pierde y nadie gana (aparentemente).  Así pues, haced lo mismo cuando leáis esta entrada, no os la toméis en serio.

eurovision1

Cuando hablamos del Festival de Eurovisión, hablamos de un concurso televisivo en el que participan intérpretes representando a sus paises con una canción, los cuales tienen solo una oportunidad de demostrar ante los telespectadores por qué su composición debería ser la ganadora. Por lo tanto, una canción que truinfe será aquella que posea tal combinación de letra y armonías que consiga enganchar al oyente y vidente desde los primeros acordes (aquella que te haga “tilín”), puesto que solo dispone de una oportunidad para conseguirlo. Y aunque parezca que esta condición restringe las posibilidades de composición de la pieza maestra en cuestión, no tiene por qué ser así . No estamos hablando de crear la canción del verano, una canción facilona y vacía de contenido con el estribillo pegadizo. Las posibilidades de creación siguen siendo infinitas, y una canción ganadora puede ser reivindicativa y contagiosa a la vez, profunda y simple al mismo tiempo, etc. La clave consiste en encontrar la combinación perfecta, pero eso ya lo sabemos de sobra, no es que vaya ahora a descubrir América aquí. Los únicos que parecen no darse cuenta son la mayoría de compositores de las canciones de Eurovisión, que se empeñan cada año en demostrar que la forma más fácil de conquistar el micrófono de cristal es mediante las técnicas de creación de la canción del verano. Pero quizá eso tenga que ver con la idea de vender la música más allá de las fronteras eurovisivas y hacer negocio con una canción que sea capaz de subir como la espuma en las listas de los 40 principales de todos los paises.

Y así fue que el martes pasado me encontré por primera vez con Doña Decepción cuando veía las primeras semifinales del festival  y volvió a aparecer para quedarse cuando ví las segundas. Lo primero que me llamó la atención es que el nivel este año estaba muy bajo, todas las canciones me parecía iguales, todas diseñadas con el mismo patrón y la mayoría me recordan a canciones que ya había escuchado con anterioridad en alguna parte. En resumen, había una falta de innovación y originalidad. No encontré el flechazo.

¿Sabéis que dicen que un disco es bueno cuando para que te guste lo tienes que escuchar varias veces? Eso me pasó a mí el sábado pasado. Cuando en la final de nuevo comenzaron a desfilar por el escenario las diferentes actuaciones de los diferentes países, fue cuando empecé a reconocer que había varias canciones que me gustaban, así que Doña Decepción fue a esconderse debajo de mi cama.  Seguía sin tener un claro ganador pero eso sí, tenía muy claro quien no debería ganar.

A partir de aquí, para evitar que Doña Decepción salga de su escondite voy a evitar hablar de la opinión que me merece la ganadora de este año. Una canción con aparente temática política que pareció despertar el cinismo de Europa, la cual quiso demostrar  (¿a quién) que también éramos capaces de escoger una canción ganadora diferente a todas las anteriores y aun por encima con mensaje. Eso sí, a la representación de Bosnia & Herzegovina que se atrevió a situar en medio del secenario una valla de espino y colocar mantas térmicas encima de sus intérpretes para recordar ¿a quién?¿a los refugiados?, no a esos los dejamos fuera de la final.  ¿Y qué me dices del cantante búlgaro que “salió” desnudo al escenario con un lobo? No, eso tampoco lo queremos en la final.

En fin, que tampoco voy a hablar de los votos comprados a Australia; o de que cómo es posible que la mayoría de los jurados de los países se pongan de acuerdo y decidan dar los 12 puntos a Ucrania (cuando ni en mi casa nos ponemos de acuerdo en cual debe ser la ganadora); o que de igual forma la mayoría de los televidentes europeos hicieran lo mismo, dándome a entender que han comprendido el mensaje de la canción ganadora y que les ha calado hondo (¿cómo es eso posible cuando sólo el 25% de la población europea entiende suficientemente bien el inglés como para seguir las noticias de la radio o televisión? Y ya no digamos el ucraniano). Lo dicho, que no voy a hablar de esas cosas.

Es por todo ello que ya no voy a tomarme Eurovisión más en serio, a partir de ahora me imaginaré que es una gala de la MTV donde salen personas a cantar y yo decidiré cual es la actuación que más me gusta y me la guardaré para mí.

Pero si os habéis quedado con la curiosidad de saber cuál era la ganadora según mi opinión, aquí abajo os dejo el vídeo:

 

Vale era broma, pero tenía ganas de compartirlo con vosotros ya que seguramente si estábais viendo la final por RTVE os la habéis perdido porque alguien decidió poner un descanso publicitario en el momento adecuado en una cadena donde precisamente presume de todo lo contrario.

Ahora sí, os dejo algunas de las canciones que me parecieron interesantes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: